Make your own free website on Tripod.com

AQUILES JULIAN

Sobre aprendizaje

Portada | Perfil | Sobre ventas | Servicio al cliente | Foto àlbum | Sobre aprendizaje | PNL | Coaching | Gerencia | Agradecimientos

leo_lelijk_mokkel.gif

¿Dónde falla nuestra educación?

 

 

  Hace unos días, en uno de esos breves y a la vez sustanciosos artículos en los que el Lic. Frank Marino Hernández piensa en voz alta, relató su experiencia de una encuesta en que, mientras los encuestados decían que los dos principales problemas del país eran la educación y los haitianos, la solución que favorecían era realizar una reforma agraria.

  Parece que somos expertos en solucionar los problemas equivocados.

Lo mismo sucede con la educación dominicana.

  De hecho, esa incapacidad para percibir un problema y relacionarlo con una solución apropiada refleja dos problemas claves de la educación en el país: el primero es su divorcio del trabajo de pensar; el segundo es su divorcio de la realidad económica y social dominicana.

  La anécdota que expone Frank Marino refleja que en vez de pensar, se prefiere repetir y amplificar frases tópicas y conceptos manidos. Se repiten etiquetas, sin mucha reflexión. De ahí cierta volubilidad y cierto temor a exponer criterios propios, cuando no se cae en una construcción artificiosa de razones para enmascarar la carencia de reflexión.

  Lo segundo es una educación que se convierte en un fin en sí misma, el título por el título, al margen de si se sabe o no se sabe, de si el conocimiento adquirido es un valor social, que hace que se estudie de espaldas al mercado de trabajo y a las necesidades estratégicas de desarrollo del país.

  La educación dominicana , en que un 57% de los estudiantes secundarios reprueban los exámenes de las pruebas nacionales, y más de 7,000 alumnos de octavo grado se exponen a repetir el nivel, está  obligada a revisar profundamente sus métodos, objetivos, concepciones y orientación.

  Si hoy en el mundo se habla de una economía del conocimiento es obvio que la educación está en el centro de las posibilidades de desarrollo más que nunca.

  Es preciso incorporar a la educación dominicana los modernos recursos pedagógicos y las modernas corrientes que aseguran incorporar y entrenar los cerebros en la capacidad creativa, de reflexión, productiva, independiente; en vez de seguir intoxicándolos con hábitos repetitivos, acríticos, pasividad, aburrimiento, ilogicidad, etc.

  Sistemas como el método Cort y el Pensamiento Lateral, ideados por el Dr. Edward de Bono; los recursos de los mapas mentales promovidos por el Dr. Tony Buzan; el aprendizaje dinámico de la programación neurolingüística, PNL; el aprendizaje acelerado y el súper aprendizaje; las técnicas de memoria activa; la lectura dinámica acelerada, el enfoque sistémico, entre otras corrientes y aportes, introducen emoción, desafío, amenidad, entusiasmo, desarrollo multilateral, en la educación.

  Educación hoy, también,  es autoeducación, participación, colaboración, apertura, integración, creatividad, sistematización.

  Creo que las buenas intenciones y los esfuerzos de la actual gestión de la Dra. Milagros Ortiz Bosch, cuyos logros también son relevantes, se enriquecerían con la integración de esos nuevos enfoques con una visión de desarrollar una verdadera y profunda revolución educativa nacional.

  Hay que renovar el arsenal de recursos de aprendizaje de profesores, alumnos y técnicos. Hay que también, en una realidad  donde el aprendizaje es una tarea de toda la vida, renovar el enfoque y ampliarlo al mundo profesional, empresarial y social con recursos de autoaprendizaje y actualización que permitan a las personas asumir la responsabilidad por su desarrollo y modernización continuos.

  No basta, no sirve de mucho, invertir más para simplemente intensificar lo mismo: sin cambio, lo que se hará será prolongar un modelo que produce un profesional incapaz de salir de las frases tópicas y manidas, de repetir lo que escuchó sin pensarlo y mucho menos someterlo a la crítica y a la reflexión; a la vez que se proponen soluciones divorciadas de los “problemas” previstos.

  Talvez este tipo de persona sea muy útil para ser arreado en campañas políticas sin mucho fundamento.

  Pero para construir el futuro de un país no sirve de nada.

Escrìbeme: ideas_en_accion_sa@yahoo.com